¿Quieres ser un freelance cubano? Ten en cuenta estos 5 puntos

Te voy a decir algo a bocajarro: el trabajo freelance es extenuante y condenadamente satisfactorio.

Tú eres tu jefe, sí, eso es muy bueno, pero eso significa que también solo tú afrontas todos los problemas, solo tú buscas clientes, solo tú das soporte a esos clientes y solo tú eres quien tiene que ir a competir a un mercado inmenso.

A cambio el dinero que cobres es solo tuyo, tu trabajo lo haces justo como quieres y simplemente no hay límites a lo que puedes lograr.

¿Te gusta este escenario? No es apto para conformistas, pero sí para los que quieren comerse el mundo.

Si eres de estos últimos, hay varios puntos que me gustaría que tuvieras en cuenta antes de lanzarte a la aventura freelance desde Cuba ¡Vamos allá!

Tus títulos están muy bien, pero lo que más se paga es la experiencia

experiencia como freelance

¿Que eres Ingeniero, Máster y ya estás camino del doctorado? Excelente, me alegra mucho, a los cubanos nos encantan los títulos.

El problema es que ahí fuera se demanda experiencia.

Si eres freelance posiblemente te voy a contratar para un trabajo específico que durará unos días o poco más de un mes, en ese escenario realmente es complicado dejar tiempo a la formación.

¿Suena cruel? Pues es la realidad. En el mundo freelance lo que más se paga es la experiencia, el que puedas demostrar que ya has desempeñado tareas semejantes y que no cometerás errores que pueden salir muy caros.

Por ejemplo, en una cosa tan simple como es WordPress tengo proyectos en los que me pensaría mucho meter a un graduado de cibernética a hacer una tarea simple.

No es que no sabría hacerlo, al contrario, pero puede que con la mejor de las intenciones me tire por tierra un trabajo de SEO que cuesta mucho tiempo realizar.

Lo mismo con los diseñadores que no tienen experiencia en diseño web, podría darse el caso de que crearan diseños muy atractivos visualmente pero que realmente terminaran dañando la velocidad y la experiencia del usuario.

En resumen: si tienes experiencia podrás cobrar más ¿Y si no la tienes? Calma, que para todo hay solución en este mundo.

Simplemente te toca empezar a labrártela al menos en proyectos propios que puedas mostrar y también haciendo trabajos en los que tu tarifa será menor, acorde a tu experiencia actual.

Crea tu prestigio digital (positivo)

Es importante mantener una excelente reputación online

Le llamo prestigio digital pero seguramente los especialistas en marketing tengan un nombre específico que suena mucho más interesante (creo que reputación digital).

Me refiero a esto: que se pueda encontrar fácilmente en Internet opiniones y valoraciones positivas de tu trabajo. En muchas ocasiones solo esto hará que puedas cobrar una tarifa más elevada por tus servicios.

Un ejemplo concreto: en plataformas de freelance como Freelancer si tienes muchas valoraciones positivas, eso hará que muchos clientes quieran contratarte y a muchos de ellos no les importará pagar un poco más por la seguridad de trabajar con alguien con tan buen historial.  

Hay sitios donde si no has llegado a determinado número de valoraciones positivas, simplemente no tienes acceso a mejores proyectos.

Crea tu portafolio

Portafolio para freelance

¿Cómo demuestras tu experiencia? Pues teniendo un portafolio en el que muestres los trabajos que has realizados.

Para creativos, como los diseñadores web, uno de los sitios más populares para crear un portafolio es Behance, pero recuerda que también puedes hacer tu propia web, incluso gratis, como ya te comentamos en otro artículo.

En algunos casos no tienes que tener un portafolio online, simplemente ten a mano un archivo (por ejemplo, en Google Drive) con enlaces a tus creaciones, esta podría ser una solución sencilla para los redactores online.

También te recordamos que en CubaJobs puedes crear un currículum online en el que además podrás añadir links a tus creaciones. Cuando te interese una oferta, es suficiente con enviar el enlace al currículum.  

Recuerda: cuida a tus clientes

cuida a tus clientes

Aunque las cosas van cambiando, realmente la figura del cliente no tiene en Cuba la relevancia que tiene en otros contextos.

Pero lo dicho, las cosas van cambiando, la competencia aumenta y si eres freelance en el área digital, muy probablemente compitas con profesionales de todo el mundo, literalmente.

Quieres tener clientes y sobre todo quieres retenerlos, quieres que vuelvan a contratar tus servicios.

¿Qué puedes hacer? Pues solucionar sus necesidades de la mejor manera posible, aportarle valor real.

Si un cliente siente que tú haces avanzar su negocio, que le ahorras tiempo y que el dinero que te paga está muy bien pagado, es un cliente que regresará y que además seguramente te recomiende a otras personas.

Si por el contrario, haces las cosas de forma chapucera, solo por salir del paso y cobrar el dinero, eso se notará y nunca más volverás a ver a ese cliente.

Y para cerrar este apartado, me gustaría recomendarte dos cosas:

  • Cuida tus modales, nunca los pierdas ni ante el cliente más caprichoso (¡que hay cada uno!)
  • Mantén una comunicación fluida, siempre ten al tanto al cliente sobre el trabajo, no hagas que tenga que contactarte para preguntar cómo va el proyecto. Un correo a tiempo te evita muchos dolores de cabeza.

Como en todo: ve de menos a más

Para terminar, me gustaría mencionar algo que es común en muchas áreas: es recomendable empezar de menos a más.

Empezar por trabajos pequeños en los que sabes que podrás desempeñarte sin problemas, empezar con tarifas acorde a tu experiencia.

Me he encontrado con casos de personas con nada de experiencia en un área que tienen tarifas muy elevadas y aunque es verdad que cada cual pone el precio que quiere a sus servicios, al final no tiene mucho sentido contratar a alguien sin experiencia por el mismo precio al que contratarías a alguien con experiencia.

¿Tienes un excelente prestigio digital y experiencia? Pues no temas en pedir las tarifas que creas justas, si realmente aportas valor extra, siempre encontrarás clientes dispuestos a pagar por ello.